Guest post

COMO MOTIVAR A TUS EMPLEADOS – by Jörg Lahmann

Como motivar a tus empleados

Seguro que lo has visto: una persona en tu empresa, en tu equipo, llamémosla Ana, que no está motivada. Cada mañana aparece de mal humor en la oficina, se hace un café en la cocina rodeada de mal humor y se le nota de lejos que está desmotivada. No es de extrañar que haya conversaciones sobre como motivar a Ana, que hacer para que esté motivada…

Aquí tengo la noticia mala: en la mayoría de los casos nada. No se puede ir detrás de las personas para motivarlas. Algunos dicen que hay que traer la motivación desde casa. Pero no es ni uno ni otro, ni blanco ni negro. Hay que crear un entorno que permite atraer a las personas adecuadas que se sienten motivadas en este entorno creado.

La (des)motivación en cifras

Los datos que arroja un reciente informe de Gallup UK sobre la desmotivación son alarmantes:

  • el 57% de los empleados se siente desmotivado
  • solo un 17% de los empleados se siente motivado
  • y un 26% está activamente desmotivado, lo que quiere decir que son lo que solemos llamar personas tóxicas

El impacto económico para las empresas es enorme. Pero viendo más datos, esta vez desde el lado positivo ilumina la importancia de la motivación. Según Gallup, empresas con mayor satisfacción de empleados…

  1. …tienen un 76% menos de rotación de personal
  2. …consiguen un 37% más en ventas (en caso de comerciales)

Cambiar la situación y tener un equipo motivado

Para cambiar la situación existen dos frentes para trabajar:

  1. Eliminar los factores que desmotivan

Los 7 factores con mayor impacto en la desmotivación son los siguientes:

  1. Micromanagement
  2. Falta de atribución del logro
  3. Inseguridad laboral
  4. Líderes flojos
  5. Mala comunicación
  6. Compañeros tóxicos
  7. Salario por debajo del mercado

Lo primero es, hacer un análisis sincero de la situación en la empresa y eliminar estos factores si existen en la empresa. Sin este trabajo previo, las disciplinas del siguiente apartado no aportarán valor. Sería como intentar llenar un cubo agujereado con agua y abrir más el grifo en vez de tapar los agujeros primero.

Después de haber minimizados los factores negativos, podemos poner el foco en la creación de un entorno motivador. Un entorno que facilita la existencia de una motivación intrínseca y duradera.

  1. Crear o fomentar los factores que motivan

Hay dos tipos de motivaciones: la motivación intrínseca y la motivación extrínseca. Lo que se ha trabajado mayoritariamente en las empresas es más bien la motivación extrínseca con…

  • dinero (salarios, bonus, acciones etc.)
  • actividades (cenas, teambuilding etc.)
  • reconocimiento

Está bien hacerlo, pero no debería ser la parte del mayor esfuerzo. No obstante, lo es en muchas empresas por tres simples razones:

  • venimos de una época en la que los trabajos eran repetitivos y rutinarias y en estos entornos la motivación extrínseca es la más indicada. Pero hoy vivimos en la era del conocimiento y es la motivación intrínseca que es con mucha diferencia la más importante.
  • Lo hemos aprendido toda nuestra vida: la zanahoria y el palo. Desde la infancia (si no haces esto…), en el colegio (con notas) y más tarde en la universidad o el trabajo.
  • Es fácil.

Pero si en una empresa el mayor capital son las personas y el conocimiento, la motivación extrínseca rápidamente pierde su efecto y las personas con más talento abandonan el barco para trabajar en una empresa en la que están intrínsecamente motivadas. Por lo que hoy en día es obligatorio crear un entorno motivador para poder ser competitivo.

La motivación intrínseca tiene tres pilares, como ilustra Daniel Pink en su famoso libro “La sorprendente verdad sobre qué nos motiva”:

  • Propósito: existe una razón por la que hacemos lo que hacemos.
  • Autonomía: tenemos un espacio intelectual que nos permite elaborar nuestras labores con la libertad adecuada.
  • Competencia: somos buenos en lo que hacemos.

¿Cómo se puede entonces construir y crear un entorno sobre estos tres pilares? Voy a introducir 8 disciplinas para construir una base sólida para ello y tener un equipo intrínsecamente motivado:

  1. Propósito: 3 disciplinas
    • Razón de ser. Para que las personas puedan conectar emocionalmente con el propósito de la empresa, primero hay que saber cual es… Hay que descubrirlo, definirlo y comunicarlo. El propósito también puede ser llamado causa o pasión y es la razón de existir de la empresa.

Un ejemplo de una empresa que todos conocemos es “hacer que las personas sean felices”. ¿Adivinas de cual empresa es? Es Walt Disney. “Claro”, habrás dicho. Pues esta conexión emocional vale mucho y de repente todo lo que hace Walt Disney tiene sentido. ¿Cuál es el propósito de tu empresa?

  • Gran meta. Trabajamos todos los días y la mayoría de las personas no sabe cuál es la meta de la empresa.

Imagínate subirte al coche para irte de vacaciones, conduciendo horas y horas. Pero no sabes adónde va el viaje. ¿Te gustará, estarás motivado, sentirás que formas parte? Probablemente no tanto como te gustaría o podría ser. Tener una meta a largo plazo (5 a 30 años) y tener claridad hacia dónde va el viaje con la empresa ayuda a alinear al equipo y dar visibilidad hacia donde va.

  • Díselo. Comunicación es una de los grandes retos de las empresas. Cuanto más grande, más complicado. Hay la regla de oro que ayuda verlo desde una óptica distinta: es casi imposible comunicar demasiado, pero muy fácil que falte comunicación. Una vez definido una visión clara para la empresa, hay que comunicarla al equipo de forma constante y repetitiva. De donde venimos, donde estamos, adonde vamos.

 

  1. Autonomía
    • Para poder dar autonomía a las personas es necesario que todos tengan claridad de quien es responsable de qué. Para ello es cuestión de formalizar la estructura con un Organigrama de Responsabilidades. Definir todas las funciones en la compañía y las cuatro a seis responsabilidades de cada función. Ayudarás a crear mucha claridad en la empresa y si tienes en cada función la persona adecuada en el puesto adecuado has sentado las bases para dar autonomía. Ahora suelta los temas.
    • Estilo de liderazgo. Según Daniel Kahneman, el reconocido psicólogo y economista, podemos tener seis diferentes estilos de liderazgo. No tienen un efecto positivo en la motivación del equipo. Ser consciente de su propio estilo de liderazgo y mejorarlo con un Coach personal puede tener un gran impacto positivo en la motivación de las personas.
    • Rocas. Rocas son prioridades trimestrales. La expresión Rocas fue inventada por Steven Covey y hecho popular por Gino Wickman. Un buen instrumento para dar autonomía es definir con las personas del equipo cuales son sus tres a siete prioridades trimestrales. Una vez claras, apartarse y dejar que las personas las trabajen a su manera.

 

  1. Competencia
    • GWC. Tres letras que dan claridad sobre si una persona tiene la competencia necesaria para hacer el trabajo y hacerlo bien: G – gets it (lo entiende). W – wants it (lo quiere). C – can do it (tiene la capacidad). Si antes has creado la estructura de la empresa, las funciones y las responsabilidades correspondientes podrás evaluar si una persona tiene el GWC. Si no lo tiene, es poco probable que mañana lo tenga para estar motivada intrínsecamente. Por lo que es necesario rodearnos de personas que son GWC.
    • Formación. Para que las personas que hoy tienen el GWC siguen teniéndolo mañana hay que invertir en las personas. Para poner una analogía, si tienes maquinas caras en la empresa seguramente adjudicas en tu presupuesto anual una cuota de mantenimiento. Pues para las personas debería valer lo mismo: Si no lo tienes aun, calcula algo entre un uno y el tres por ciento del salario anual de cada persona para ponerlo en el presupuesto anual de la empresa como coste de mantenimiento (aquí formación). De esta forma permitirás que las personas hagan las formaciones necesarias para ser GWC mañana y seguir motivadas.

Esto son 8 disciplinas de gran impacto en la motivación intrínseca, fortaleciendo los tres pilares: propósito, autonomía y competencia. Ya has visto que no es tan fácil y quizás quieras decir que prefieres seguir usando la motivación extrínseca, pagar un bonus u otra medida similar. Quizás te servirá hoy, pero la pregunta es por cuanto tiempo…

“Roma no se construyó en un día”, tampoco un equipo motivado intrínsecamente. Pero todo empieza por dar el primer paso. De forma que te animo a escoger uno de las 8 disciplinas y empezar a trabajarlo activamente.

Post escrito por Jörg Lahmann – www.igostrategy.comLinkedIn

ConesaCOMO MOTIVAR A TUS EMPLEADOS – by Jörg Lahmann
Leer más